Los lectores de huella dactilar, forman parte de la amplia gama de posibilidades que la biometría ha puesto a disposición de la seguridad, a fin de mejorar los sistemas que ésta emplea para vigilar y resguardar los lugares de los cuales nosotros como ciudadanos hacemos uso.

La huella dactilar, como todos los rasgos biométricos se convirtió en una forma ideal para identificarnos, ya que es una característica única e irrepetible en cada ser humano. Sin embargo existe una condición especial de esta enfermedad, que podría imposibilitar el buen uso de lectores biométricos y se trata del caso de la adermatoglifia.

La adermatoglifia, consiste en carecer por completo de huella dactilar, éste trastorno dermatológico es de origen genético y quienes la padecen además tienden a sufrir la desaparición parcial de las glándulas sudoríparas; aunque la formación de huellas digitales se da durante la gestación, (cerca de la semana 23 ó 24) aún se desconocen con exactitud qué factores inciden en su desarrollo, o para el caso de la adermatoglifia los factores que ocasionan que no se desarrollen.

Hasta hoy, sólo se conocen unos contados casos de personas que poseen ésta inusual característica, se reconoce un caso popular relacionado con una familia Suiza de la cual 9 miembros cuentan con la mutación de adermatoglifia, aunque el caso ha sido ampliamente estudiado con hasta ahora nada más que hipótesis sobre su condición.

Sin embargo más allá de la evidente ausencia de huellas dactilares, esta condición no acarrea ningún problema mayor para la salud de quienes la padecen, sin embargo despierta la atención acerca de lo amplia que puede llegar a ser la comprensión de la genética y lo grandiosos que llegan a ser los logros y descubrimientos del hombre al permitirse estudiarla.

Compartelo!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Show Buttons
Hide Buttons
¡Llamar un Asesor!