En apariencia la tecnología ha tomado un rumbo imparable, a diario son expuestos ante nosotros un gran número de nuevos dispositivos, en su mayoría encaminados a resolver diferentes necesidades. En el caso de la seguridad, las propuestas han sido muchas, y aunque algunas han resultado más efectivas que otras, a su manera la mayoría ha logrado ofrecer servicios de calidad y mejorar la sensación de tranquilidad de los usuarios; dentro de los insumos más destacados encontramos el uso de la biometría, que caracterizándose por ser una de las medidas de seguridad más efectivas e inviolables, se une en esta ocasión a la inteligencia artificial para mejorar el funcionamiento del polígrafo o detector de mentiras.

lector biometrico, poligrafo

Antes de entrar a profundizar en lo referente a esta nueva propuesta tecnológica, vale la pena entender mejor en qué consiste el funcionamiento del detector de mentiras y por qué su mejora es importante.

El polígrafo o detector de mentiras logra mediante el registro de las respuestas fisiológicas del ser humano, el reconocimiento de posibles conductas relacionadas con la mentira, gracias a que permite la medición del pulso cardíaco, respuesta galvánica de la piel, respiración, conductividad, entre otras, que resultan importantes a la hora de investigar y evaluar la confiabilidad y honestidad de una persona; en esta ocasión uniéndose a la eficacia de la biometría, (que mediante el aprovechamiento de las características únicas del ser humano permite su reconocimiento) generan una nueva propuesta, que como resultado lograría contribuir de manera importante a una mayor efectividad en el uso polígrafo.

Es entonces cuando la industria toma parte a innovar, en este caso la empresa Cloudwalk y la Universidad Jiaotong de Shanghái, haciendo uso de la inteligencia artificial aprovechan lo mejor de la biometría desde su funcionamiento dinámico (encargado de los rasgos de comportamiento del individuo) para otorgar mayor precisión en el reconocimiento de las conductas del ser humano e identificar si éste miente.

La propuesta consiste en estudiar patrones del individuo a través de una cámara, desde su voz y sexo hasta las expresiones faciales que ejecuta, permitiendo así un reconocimiento de decisión inteligente, semántico, morfológico, físico y facial, lo que permite hacer un posterior análisis de la información recolectada y establecer si la conducta es o no real. Aunque Zhou XI, consejero delegado de Cloudwalk aseguró que los polígrafos tradicionales son vulnerables a fallas y baja precisión en el caso de personas entrenadas para mentir, se espera que esta nueva alianza entre la biometría y el polígrafo elimine ese problema de raíz, permitiendo obtener datos más acertados.

Si bien esta nueva propuesta se verá sometida a diversos cambios y avances como cualquiera de su área, es innegable que constituye un avance fundamental en lo que a tecnología se refiere, permitiendo una vez más a la inteligencia artificial dar un paso agigantado en pro de la evolución y la mejoría en la calidad de vida del hombre.

Compartelo!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Show Buttons
Hide Buttons
¡Llamar un Asesor!